La taurina en la terapia de anti-envejecimiento

El envejecimiento tiene dos aristas distintas. La primera de ellas tiene que ver con el aspecto físico, básicamente se manifiesta en un deterioro de la piel, la cual es más opaca, gruesa, menos elástica y más arrugada. Luego tenemos el envejecimiento fisiológico o funcional, el cual involucra el funcionamiento de los órganos y sistemas del cuerpo. En ambos casos, los músculos juegan un rol preponderante; por esto, las modernas terapias anti envejecimiento están volviendo la mirada hacia todo aquello que optimice el funcionamiento muscular. Una de las sustancias que participa en esta función optimizada, es sin lugar a dudas la taurina, un aminoácido sencillo de bajo costo.

Antienvejecimiento y taurina

Por estudios realizados, se sabe que luego de un esfuerzo físico intenso, por ejemplo una sesión de gimnasio o un entrenamiento deportivo, los niveles de taurina en los músculos decrecen considerablemente. También se ha encontrado que los músculos que poseen poca taurina o que no la tienen, no son capaces de generar la fuerza adecuada. En otras palabras, la fuerza muscular depende estrechamente de la cantidad de taurina presente en la fibra muscular.

Se conoce también que la taurina es un elemento que regula la actividad eléctrica muscular. Cuando la taurina escasea en el organismo, principalmente debido al proceso de envejecimiento, es recomendable recuperar sus niveles mediante su ingesta como suplemento. De hecho, hoy en día la taurina está considerada como un elemento de suma importancia en el vasto arsenal anti-envejecimiento empleado por la medicina preventiva.

La taurina se encuentra de forma natural en las proteínas animales; algo que resulta paradójico, pues se recomienda que las personas de edad media y avanzada, eviten la ingesta de carne roja, una de las principales fuentes conocidas de taurina. Hagamos un poco de historia. Fue en 1827 en Australia, que la taurina se detectó por primera vez en la bilis del buey, siendo esa la razón por la cual tiene ese nombre.

Como ya hemos mencionado, la taurina es un aminoácido esencial. Se considera esencial a todo aquel aminoácido que participa directamente en las diferentes funciones fisiológicas del metabolismo animal. Además de los estudios que relacionan a la taurina con el óptimo desempeño muscular, hay otros que sugieren su importancia no sólo en la correcta actividad cerebral sino también en la visión, pues al parecer participa en las funciones de la retina y otras partes del ojo. Algunas investigaciones son más prometedoras incluso, y parecen sugerir que los suplementos de taurina podrían ralentizar o incluso detener la aparición de cataratas.

La taurina, al parecer también puede regular la hipertensión, ya que al circular en forma libre en el organismo, participa en diversos procesos metabólicos. Así tenemos que, la taurina participa en la homeostasis del calcio, disminución de tejido adiposo e incluso en la regulación de la membrana celular. Otros estudios han encontrado que la taurina también es capaz de participar en la reducción de peso, gracias a que optimiza la producción biliar y por lo tanto mejora el metabolismo de las grasas.

Adicionalmente a todo esto, la taurina también funciona como neurotransmisor; su función es la de un mensajero químico, participando activamente en la formación de nuevas sinapsis neuronales y en la especialización de ciertas áreas del cerebro, especialmente durante la infancia. El papel de la taurina en el sistema nervioso humano, recién se está investigando, sin embargo los resultados hasta la fecha parecen bastante prometedores.

No es ninguna novedad, que los deportistas profesionales, utilicen regularmente la taurina para disminuir la formación fisiológica de amoníaco durante el ejercicio. Esto se debe a que la taurina funciona como un regulador del equilibrio del agua y la sal, participando en el equilibrio osmótico de la membrana celular. Ésa es la explicación de porqué, muchas bebidas comerciales orientadas a los deportistas incluyen a la taurina (incluso bebidas energizantes como Red Bull).

La función hepática también se ve beneficiada por la taurina, puesto que este aminoácido parece intervenir efectivamente en la detoxificación del hígado. También existen estudios que han encontrado que la taurina podría emplearse para tratar el trastorno bipolar y algunos cuadros depresivos. La taurina también está incluida en muchos de los suplementos para el tratamiento de la calvicie o alopecia, pues parece inhibir el proceso de fibrosis del folículo capilar, que genera primero la miniaturización del folículo y luego su muerte.

Una de las características más importantes de la taurina es la regulación osmótica, como ya hemos mencionado anteriormente. La taurina tiene la particularidad de captar moléculas libres e iones oxidantes, los cuales como se sabe, generan daño celular. La función protectora de la taurina, se ha comprobado ya en estudios concernientes al daño generado en el hígado por el exceso de drogas o alcohol. Es justamente debido a su capacidad antioxidante, que la taurina se considera hoy en día como un poderoso agente anti envejecimiento.

Finalmente, y por si fuera poco, los efectos antioxidantes de la taurina, la convierten en la sustancia perfecta para regular el estrés y el daño ocasionado por el esfuerzo. Este espectacular aminoácido, también protege al sistema nervioso del daño generado por el glutamato, lo que logra reduciendo la elevación del calcio en el interior de las células. Se debe a esta propiedad también, que la taurina sea considerada como un efectivo agente anti-hipertensivo.

Lo mejor de la taurina es que está al alcance de todos. Es un aminoácido de venta libre en la mayoría de países del mundo y su costo es bastante bajo. De hecho, es uno de los suplementos más baratos que se puede encontrar en las diferentes tiendas especializadas.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *