Algunos medicamentos que no sabías que podían causar depresión

0
8

La depresión es una enfermedad muy común a nivel mundial y puede afectar a las personas hasta tal punto que incluso queden discapacitadas para realizar actividades diarias normales como estudiar, trabajar o entablar relaciones y nexos con las demás personas.

Nuestra salud depende mucho de lo que comemos y bebemos. Sin embargo, los mismos medicamentos que tomamos bajo el consejo de nuestros médicos para tratar ciertas condiciones podrían ser la causa de otras enfermedades graves. Un estudio reciente ha encontrado que más del 37 por ciento de los adultos estadounidenses usan medicamentos recetados comúnmente que tienen a la depresión, como un efecto secundario probable.

El estudio

Según este estudio, en Estados Unidos se venden más de 200 medicamentos que pueden causar depresión. Tomar una combinación de cualquiera de estos medicamentos aumenta la susceptibilidad a la depresión. La lista incluye medicamentos de uso común como los betabloqueantes (para la presión arterial), los inhibidores de la bomba de protones (para el reflujo ácido), las benzodiacepinas (para la ansiedad), los anticonvulsivos (para las convulsiones epilépticas), los inhibidores de la ECA (para el control de la hipertensión) y los antiinflamatorios no esteroideos como el ibuprofeno (para los dolores menores, la fiebre, etc.).

El autor del estudio, Mark Olfson, profesor de psiquiatría de la Universidad de Columbia, dijo que mientras más se consumen estos medicamentos, mayor es la propensión a la depresión. El estudio, publicado en el Journal of the American Medical Association (JAMA), involucró a 26,192 sujetos adultos que participaron en la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición durante cinco ciclos de dos años (2005-2006 a 2013-2014).


Los participantes proporcionaron la lista de todos los medicamentos que estaban tomando en ese momento. Además, también completaron un cuestionario sobre la depresión – “Patient Health Questionnaire (PHQ-9)” – que se basó en preguntas relacionadas con el estado de ánimo, el sueño y el apetito. Se encontró que casi una de cada tres personas estaba tomando medicamentos que tenían depresión e ideas suicidas como efectos secundarios graves.

Los autores del estudio encontraron que estas personas eran más susceptibles a la depresión que los que no tomaban ningún medicamento. También se encontró que los que tomaban tres o más medicamentos eran tres veces más propensos a la depresión. Se encontró que casi el 15 por ciento de los participantes que tomaban tres o más medicamentos estaban deprimidos. En comparación, solo el cinco por ciento de los que no tomaban ningún medicamento estaban deprimidos, y solo el siete por ciento de los que tomaban solo un medicamento estaban deprimidos.

Olfson dijo que el estudio no especificó qué medicamentos causaron la depresión. En cambio, mostró que si alguien ya estaba tomando medicamentos, era más probable que estuviera deprimido. Añadió que para determinar la causa exacta de la depresión, los investigadores necesitan hacer un seguimiento de los sujetos desde el principio, cuando comienzan a tomar medicamentos.

Los hallazgos del estudio sugieren que los pacientes deberían ser más inquisitivos sobre los medicamentos que se les recetan. Deben preguntarle al médico acerca de los posibles efectos secundarios de estos medicamentos. Si uno comienza un nuevo medicamento, debería ser útil hacer un seguimiento de los cambios en sí mismo.

Las personas que desarrollan síntomas depresivos sin antecedentes de depresión deben estar más preocupadas, ya que esto podría ser un efecto secundario de los medicamentos que están tomando o podría ser una interacción. Una persona también debe poder hablar con el médico sobre la suspensión del medicamento o la reducción de su dosis; por ejemplo, a una persona que toma un medicamento para la hipertensión se le puede recetar una dosis reducida si comienza a cuidar la dieta, a hacer ejercicio y a limitar la ingesta de sal.

La depresión es tratable

Como decíamos al inicio, la depresión es una discapacidad grave en todo el mundo, particularmente en los EE.UU. Puede afectar la salud física y mental, las relaciones, el desempeño laboral o escolar y las finanzas de una persona. Cuidarse a sí mismo, vivir en el momento presente, practicar yoga, meditación y atención, comer bien y hacer algo de actividad física son algunas de las maneras de manejar la depresión. Además, también se debe buscar tratamiento para la resolución de los síntomas a largo plazo.

Actualmente la depresión se trata con un enfoque multidisciplinario que incluye terapia psicológica y en algunos casos, cuando los cuadros son graves, se emplean medicamentos antidepresivos, como por ejemplo lo inhibidores de recaptación de serotonina.


Algunos medicamentos que no sabías que podían causar depresión
Rate this post

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here