El sufrir transtorno dismórfico corporal (TDC)

En la actualidad existe mucha inseguridad y frustración frente a los medios de comunicación que han influido en crear diferentes estereotipos de mujeres perfectas para copiarlas, entonces hay un desvío de información de lo que realmente representa belleza en la mujer, es decir sin perder su individualidad como persona y hasta de valorarla más allá de su físico.

Existe un estudio en Londres donde indica que  el 90% de mujeres no están de acuerdo con su cuerpo, asimismo niñas entre 14 y 15 años de edad que ya han estado a dieta por sentir que tienen sobrepeso, algunas veces porque solemos repetir y decirnos, estoy gorda o soy fea generando inseguridades y baja autoestima y querer adaptarse a estilos, formas, siluetas, colores y rostros ajenos y no aceptarnos y querernos antes  a nosotros mismos.

Esta adicción comienza en los medios de comunicación,en la televisión, las revistas, la publicidad, el mundo nos vende una mujer de talla cero, rubia, con pechos grandes, rostro perfecto y simétrico.

Éstos transtornos en los últimos años se han hecho muy comunes como: la bulimia, anorexia y ahora también el transtorno dismórfico.

Un estudio indica que los niveles insuficientes de serotonina en el cerebro puede provocar ansiedad o depresión, ésto nos indica que hay personas que pueden estar más dispuestas a sufrir este mal llamado fealdad imaginaria.


Otras de las causas según una investigación, indica que las personas  más afectadas  son las introvertidas, sensibles y perfeccionistas o hayan sido víctimas de un gran trauma de  discriminación, siendo influenciados por los medios de comunicación que si cambia al fin podrá sentirse reconocido aceptado y querido.

Las personas que trabajan expuestas gracias a su físico, también son blanco fáciles de padecer estos transtornos, por la competencia y la presión pública a la que están expuestas.

Hay personas que buscan ayuda en los cirujanos plásticos y cuando se miran al espejo ni se reconocen, haciendo notar su insatisfacción al volverse a realizar nuevas cirugías, en estos casos es aconsejable buscar primero ayuda profesional y recibir terapia del habla llamada terapia cognitiva conductiva (cognitive-behavioral therapy). Este enfoque ayuda a corregir el patrón que está causando la distorsión de la imagen del cuerpo y la preocupación excesiva.

En algunos casos algunos doctores recetan drogas SRRI GRUPO (INHIBIDORES DE LA RECAPATACiON DE SEROTONINA) para elevar los niveles de serotonina en el cerebro, se ha demostrado que los problemas experimentados por los pacientes con TDC se supera lentamente la constancia y mucha voluntad podrán controlar y curar este tipo de transtorno.


Comparte este artículo

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *