La intolerancia a la lactosa en fuentes de calcio

La leche un alimento rico en proteínas y minerales que al ser asimilado por el organismo aporta el calcio, este mineral puede encontrarse también en las verduras de hoja verde, legumbres, el pescado, entre los lácteos el queso, la leche, y el yogurt.

Existen muchos productos naturales que nos aportan los niveles de calcio en el organismo, los lácteos son una fuente muy importante pero existen afecciones como la intolerancia a la lactosa, pueden ser de origen genético ya que es un transtorno fisiológico común entre los, africanos, asiáticos y mestiza siendo de menor incidencia entre los caucásicos.

La distensión abdominal provoca nauseas, gases y flatulencias, en algunos casos llega hasta los vómitos y diarrea, esta afección es provocada por la incapacidad del la mucosa del intestino delgado para digerir el tipo de azúcar que existe en la leche, denominada lactosa, por algún proceso infeccioso e inflamatorios y factores hereditarios.

También existe otra causa que es la insuficiencia de la lactasa, siendo la enzima que se encarga de desdoblar la lactosa en azúcares más simples (glucosa y galactosa) para ser asimilada y transformada en energía, al ser insuficiente las bacterias intestinales del intestino grueso o colon fermentan la lactosa y provocan los malestares.

Recordemos que la intolerancia a la lactosa no afecta a los problemas gastrointestinales ocasionados por las úlceras o cáncer al estomago.


Existen actualmente medicamentos que ayudan a contrarrestar los síntomas de pesadez y gases luego de ingerir leche o productos con lactosa.

Desde muy temprana edad se pueden presentar los síntomas de intolerancia a la lactosa, todos nacemos con una cantidad de enzimas lactaza, pero en el transcurso de los años esta disminuye, en factores hereditarios las molestias pueden presentarse en la infancia y por otros factores usualmente se presentan a partir de los 40 años de edad.

Esta afección no tiene cura pero los síntomas de la  intolerancia a la lactosa se pueden mejorar y reducir, escogiendo productos lácteos sin lactosa, el tratamiento con medicamentos que remplazan la enzima lactasa.

Las personas con bajo niveles de la enzima lactasa pueden tolerar hasta media taza de leche por vez, esto indica que no es necesario eliminarlas de la dieta, en algunos casos solo bastara con reducir la cantidad del lácteo.


Comparte este artículo

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *