Cuidado con las vitaminas en exceso

Las vitaminas son indispensable el buen funcionamiento del organismo, y siempre tenemos que estar pendientes en las vitaminas y minerales que nuestro cuerpo necesita para evitar enfermarnos.

Muchas veces al no tener una guía nutricional vamos a la farmacia y nos automedicamos pensando que nos falta alguna y lo reemplazamos en suplementos sin tomar en cuenta si nuestra alimentación es la adecuada para recibir suplementos.

El recetarse uno mismo y consumir vitaminas en exceso puede tener un efecto negativo en nuestro hígado o riñones.

La sobredosis de vitamina D causa la pérdida del apetito e insuficiencia renal.

Si consumimos vitamina C y tomamos alimentos ricos en cítricos al mismo tiempo, corremos riesgo de formar cálculos biliares o renales y el exceso de calcio puede causar gastritis.

La pro-vitamina A puede tornar la piel anaranjada y puede desencadenar una hepatitis o inflamación del hígado y aumentar el riego de daño pulmonar.

El complejo B es el único suplemento que no tiene riesgo en afectar o causar daños en el cuerpo, pues es muy fácil de disolver por la orina.

Para consumir las vitaminas siempre es bueno acudir a un  médico especialista y según sus deficiencias debe elegir el suplemento vitaminado que reemplace algún alimento que no pueda consumir por algún motivo.