Los bebés asocian los individuos más fuertes con los más poderosos en la sociedad

(Washington EFE) Psicólogos de la Universidad de Harvard han descubierto que los bebés menores de un año saben diferenciar y tienen noción sobre la jerarquía social, y pueden entender que el más fuerte es quién manda según un artículo publicado en la revista¨Science¨.

El autor principal del estudio Lotte Thomsen, profesor de psicología en la Universidad de Copenhague, explica que su trabajo sugiere que es posible que los humanos nazcan o desarrollen a edad temprana, una cierta comprensión de la dominación social.

Los investigadores analizaron cómo los niños relacionan el tamaño con el poder, una correlación omnipresente en todas las culturas humanas y también en el reino animal.

“Los reyes y jefes se sientan tradicionalmente en tronos grandes, elevados, llevan coronas elaboradas o ropas que les hacen parecer más grandes de lo que realmente son, y sus subordinados se arrodillan para mostrar respeto ante estos seres humanos superiores”, señaló Thomsen.

Los expertos señalan que muchos animales, como pájaros y gatos, se hinchan para parecer físicamente mayores ante un adversario y se postran para demostrar sumisión, al igual que hacen los perros.

“Nuestro trabajo sugiere que incluso con la socialización limitada pre-verbal de los bebés humanos, pueden comprender tales exhibiciones”, indicó.

Thomsen y sus colegas de Harvard y la Universidad de California en Los Ángeles, estudiaron las reacciones de los niños de entre 8 y 16 meses al ver cómo interactúan los personajes de dibujos animados de diferentes tamaños.

Los investigadores mostraron vídeos a los bebés en el que aparecían dos bloques de diferente tamaño, con ojos y boca, que avanzan en diferentes direcciones.


A continuación, los bloques se encuentran en el centro de la pantalla y presentaron dos versiones diferentes, uno en el que el grande impide el paso al pequeño y tiene que ceder y dar un rodeo para pasar, y otra a la inversa.

Los investigadores señalan que los niños tan pequeños tienden a prestar más atención cuando las situaciones les sorprenden y los psicólogos quisieron confirmar su reacción midiendo el tiempo que prestaron atención a la pantalla.

“Dado que los bebés no pueden ser entrevistados, sus experiencias y expectativas deben ser evaluados por su comportamiento”, explica Thomsen.

Según su teoría, los niños prestaron más atención cuando el bloque grande cedió ante el pequeño, la media fue de 20 segundos, frente a los 12 segundos, en el caso en el que el grande impedía el paso al pequeño. En las últimas décadas, los científicos han aprendido que la mente infantil crea representaciones abstractas de la física intuitiva, la psicología y las matemáticas.

También se ha demostrado que los bebés captan aspectos del mundo social, como por ejemplo, si otras personas ayudan o son un impedimento para terceros; representaciones, que según los científicos, forman parte de lo que necesitan los bebés para poder entender la colaboración y la cooperación en el mundo.

“Los estudios que presentamos son los primeros en mostrar que los niños pequeños también pueden entender los eventos donde los agentes tienen objetivos en conflicto y tienen maneras de predecir cuál de los dos prevalecerá”, explica Susan Carey, co-autora y profesora de psicología en Harvard.

Incluso los bebés entienden que ser musculoso es muy útil durante un conflicto, aunque también se ha visto que son capaces de desarrollar la empatía con los otros de manera natural, un aspecto vital para la convivencia.


Comparte este artículo

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *