Los beneficos de llevar una vida activa en la salud

Los beneficios de llevar una vida activa en la salud

En nuestro trabajo solemos pasar más tiempo que en nuestro hogar y si nos  mantenernos por largas horas sentados, puede obligarnos a llevar una vida sedentaria, esto puede incrementar las causas de enfermedades que provocan males cariovasculares, diabetes y problemas de obesidad.

Por tal razón debemos de incentivar hábitos y costumbres en nuestro horario diario para obtener los beneficios de llevar una vida activa en la salud.

Consecuencias:

La actividad física es un hábito que se puede comenzar a cualquier edad, pues en las personas adultas suele ser indispensable para controlar enfermedades como el colesterol y la osteopenia.

Los benéficos de llevar una vida activa en la salud en especial los cuadros de cardiopatía isquémica o enfermedades cardiovascualares.

En caso de los hombres el llevar una vida sedentaria puede llevarlos a casos de infertilidad masculina.

Los beneficios de llevar una vida activa en la salud:

Previene y  mejora los casos de personas con hipertensión arterial.

El llevar una vida activa disminuye el riesgo de hacer diabetes y sus complicaciones, reduce los triglicéridos y aumenta el colesterol bueno en la sangre el (HDL).

La actividad física en general ayuda a mantener el buen desarrollo del tejido oseo para mantenerlo saludable, incluso hasta la tercera edad.


Los ejercicios equilibran las hormonas ayudando a obtener un buen estado de ánimo y conciliar bien el sueño por las noches.

Recomendaciones:

Se recomienda practicar algún deporte o hacer caminatas o ejercicios por lo menos 40 minutos diariamente.

Si cree que no puede realizar actividad física por falta de costumbre o buenos hábitos entonces busque ayuda, puede ir a un gym o hacer ejercicios con un amigo para que obtenga un incentivo externo que lo ayude a hacer menos aburridas sus rutinas.

Si se realiza desde jóvenes el hábito de llevar una vida activa, es muy probable que retrase la aparición de muchas enfermedades como el infarto o la diabetes a temprana edad.

No se trata de que abusar horas o rutinas de ejercicios, pues el excederse en hacer ejercicios o actividad física puede causar lesiones y calambres en el cuerpo.

Tome siempre un vaso de agua antes de empezar a ejercitarse y beber un sorbo más cada 20 minutos o durante todo el esfuerzo físico.

Para personas mayores de cuarenta años se recomienda pasar un examen médico antes de iniciar cualquier rutina de ejercicios para descartar cualquier complicación en el tipo y duración de sus ejercicios.

 


Comparte este artículo

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *